lunes, 23 de julio de 2012

Entre sábanas

Abatido, hundido, débil me vi.
Era de noche y no comí.
Borges no me llamaba la atención.
Esto si que era grave.
Señor, un mundo requerí para exorcizar
Cosas que maldecía y hoy, ¿ves?
No, felicidad es poco también.
Ojala me perdonen
aunque ya no importa
Ojala me mires aunque ya no importe nada.

creí que estaba quieto y empecé a bailar si todo es un momento en este cuento yo no me quedo quieto nunca más creí que estaba muerto y ...