domingo, 11 de agosto de 2013

Ultravida

Hecha león, o leona, da igual...
una bola de fuego llameante cruzó la avenida esta tarde
con intrépidas caras vigilaron su andar
los gorriones viajeros, los autos incendiados, los vagones del mes.
Abrasado el cielo vespertino, cucharadas de dolor
Yo, un clavo. Situado en el mismo lugar; desnudo
desnudado, hecho añicos.
Ella leona, piel de iris, voz de meteorito.
La penumbra urgente se menea en torno a mí
la nube que oculta todo de una vez y hasta el fín
el ocaso de mis milagros y mi suerte
Hecha fuego , transparente,
Piel de vida o muerte o mas allá del morir.
Ultravida es, ella. Ultravida soy yo.

creí que estaba quieto y empecé a bailar si todo es un momento en este cuento yo no me quedo quieto nunca más creí que estaba muerto y ...