sábado, 1 de febrero de 2014

II

No me dejes solo.
¿No ves que estoy cansado de ir y morir
sobre la cornisa afilada
contra los molinos de viento de tu mirada?
Cargadas mis ansias
disparatadas
Me haré de tu halo cuando ya olvidada
regreses a robarme el reposo
y sumergirte en mi llaga.

creí que estaba quieto y empecé a bailar si todo es un momento en este cuento yo no me quedo quieto nunca más creí que estaba muerto y ...