jueves, 12 de septiembre de 2013

Te rezo

Mi devoción insana a seguir tus pasos
oler de tus huellas de pies descalzos
lamer la esencia y la mas mugrienta reliquia
que se esconde en cada vestigio
de tu primavera
Detrás de tu primavera salvaje
tras los pétalos cortados,
descerebrado camino, anestesiado.
El tintinear de años en el camino
y el porvenir austero se me hacen mano
se me hacen siglos
se me hacen voces en el vacío.
Mi devoción insana, de pretenderte ahora
de escuchar tu risa para acalorar mis horas
de sentir tus pestañas desatar manjares
de lamerte el alma, de beber tu sangre
de beberte a mares, esta primavera.

creí que estaba quieto y empecé a bailar si todo es un momento en este cuento yo no me quedo quieto nunca más creí que estaba muerto y ...