viernes, 9 de mayo de 2014

Acaso quería que fueras mi hábito
y que me habites
en cada tarde
en que no pueda pensar en otra cosa que no sea
tu mano mojada
tus cabellos despeinados
tus ojos blancos
Y así y todo dormirme
contigo
y pensar en no despertar.
Acaso quería eso
y ya no sé si estoy lleno
o tan vacío
que nada sabe como hoy
ni como ayer
ni como cuando supe
que al fin y al cabo
no estabas.
Algo me habitó y se fue
y dejó la casa dada vuelta.

creí que estaba quieto y empecé a bailar si todo es un momento en este cuento yo no me quedo quieto nunca más creí que estaba muerto y ...