jueves, 6 de marzo de 2014

Olores de la ciudad

Nauseabundo aire
has de respirar su gas
has de implantarte su raiz en tus pulmones
y de el lo veras brotar
tan cerca de tu céfalo
tan cerca de tus flores
el olor a marimoscas
a corazón vejoso
a podridas tostadas
añejas plateadas
De la mina
del grisú
haz de respirar

El corazón de esta ciudad
huele a clonazepán
no te levantarás de tu cama
ni para trabajár
pensarás en el delirio
como tu morada final
Del grisú de esta metrópolis
has de respirar
has de suspirar
has de exhalar
has de vomitar
hasta dormitar.

creí que estaba quieto y empecé a bailar si todo es un momento en este cuento yo no me quedo quieto nunca más creí que estaba muerto y ...