sábado, 8 de marzo de 2014

Relatos de un invierno

Un anciano revuelve la plaza
donde quedaba con su amada
en sus lunas plateadas ya añejas
de una historia que quedó
muchas páginas atrás
en un libro en las que abundan
las hojas manchadas por el vino
ennegrecidas por el humo
y desgastadas por el fango
Mira las marcas de sus palmas
donde se ve caminar de la mano
con ella
entremezclando sus dedos
confundiéndose entre sí
perdiendo el tacto
el gusto 
en un pacto
en un abrazo manual profundo
Revolvió sus manos
revolvió su historia
revolvió sus marcas
Las gélidas marcas
de la gélida plaza 
en la gélida ciudad
fantasma
Recuerda el alboroto incesante
de algún instante que vivió y fue mas
que un recuerdo
trascendió al misterio de la felicidad
austera
verdadera
las palabras se entremezclaron con el silencio
se hicieron árboles
aturdidos del frío
congelados hasta la sabia
calcinados del amor.

creí que estaba quieto y empecé a bailar si todo es un momento en este cuento yo no me quedo quieto nunca más creí que estaba muerto y ...