lunes, 24 de junio de 2013

24 de Junio

Y vuelvo al insignificante hartazgo de tenerme, como en última instancia a merced de mí.
Insisto, esto no parece real, no parece mío. Espera.
La embriagadora nostalgia de algún cuento de antología.
Tras las ventanillas de los autos el sol sonreía y no tanto...
se había quedado sin nafta camino a casa, y no le dio el humor para bajar a pedir ayuda.
Mañana será otro día sin él, dicen por ahí.

Leía esos cuentos borgeanos que, desde donde sabía, carecían de erotismo alguno
Ulrica pensé, Ulrica.
Volví a lo  mío.
A los cuadernos sin nombres, pero con tu nombre mal escrito.
Ni palabra.
Rayones por doquier.
inconciencias, metáforas del arte, o del amor, o de algún sentimiento inexpresable
o una muestra no patrocinada de expresionismo  minimalista andante por cuadernos mal-usados.

Se apaga la computadora de un tirón
se apagó la luz allá afuera también.
necesito un despertador. Uno que huela a nuevo, necesito. Pensé.

Felíz Invierno.-

creí que estaba quieto y empecé a bailar si todo es un momento en este cuento yo no me quedo quieto nunca más creí que estaba muerto y ...